La identificación de las Necesidades Educativas Especiales (NEE) de un niño constituye el primer paso para determinar los apoyos que el aprendiente podrá necesitar a lo largo de su educación escolar. Así mismo la escuela regular debe de brindar la ayuda necesaria ya sea temporal o permanente para el desarrollo pleno de sus capacidades.

Como docentes se tiene el propósito de brindar un aprendizaje significativo con grandes retos y principalmente, el reto de integrar a los alumnos con necesidades educativas especiales, que después de casi 17 meses en casa, volvieran al ambiente académico escolar. Si bien durante la pandemia, como todas las instituciones, continuamos con la formación integral a distancia y el trabajo con los alumnos respondiendo a las necesidades educativas actuales, el retorno seguro a clases es uno de los principales retos a lograr.

Esto implica primero difundir y dar a conocer a los padres y las madres de familia el cómo la institución está llevando todos los protocolos con los cuidados debidos, y que la interacción maestro-alumno es fundamental en el proceso de aprendizaje.

Mtra. Cruz Angélica Rendón Molina
Esc. María Candelaria Vanegas Trevor 1
Hermosillo, Sonora, Marzo del 2022

Ubiquemos la buena práctica

Categoría: Inclusión y rezago
Nivel y modalidad educativa: Primaria
Grado escolar:
Turno:

Fines perseguidos

Tenemos la labor de convencer que dentro de un aula con la presencia del docente, el aprendiente puede lograr la interacción personal necesaria para aprender con éxito, sobre todo si hablamos de alumnos con espectro autista, con déficit de atención y todos aquellos que presenten alguna necesidad específica; pues es bien sabido que la educación formal crea situaciones que propicien la interacción y socialización logrando la inclusión educativa del alumno con el desarrollo de actividades enriquecedoras y que favorecen su aprendizaje. Es por ello que como institución educativa mantiene objetivos muy claros para la inclusión.

Objetivo general:

Lograr que el retorno escolar de los alumnos que presentan Necesidades Educativas Especiales tenga un impacto importante en el desarrollo integral de su educación formativa.

Objetivos específicos:

1. Garantizar el derecho a la educación debe ser la prioridad de toda institución educativa, pues es la escuela un espacio de socialización y de desarrollo, estabilidad emocional y prevención de violencia en las niñas, niños y adolescentes.

2. Es fundamental propiciar la interacción social y el desarrollo multifactorial de los aprendientes basados en una planeación de intervención atendiendo a las necesidades específicas y personales de los alumnos con necesidades especiales educativas ya que los alumnos aprenden con movimiento, manipulación, escucha activa y socialización, en un proceso de enseñanza activa y dinámica que le benefician en su inclusión educativa.

Puntos clave de la práctica

Para identificar y conocer más a los aprendientes es necesario e importante aplicar una evaluación diagnóstica a todos los alumnos al inicio de ciclo escolar, ésta nos permitirá conocer las habilidades, los conocimientos, así como las destrezas que los alumnos han adquirido para poder enfrentar el plan de enseñanza de un nuevo ciclo escolar.

Un segundo factor significativo, al igual que la evaluación diagnóstica escrita es el registro de observaciones del desempeño del alumno y la aplicación de diferentes tests que nos permitirán conocer el estilo de aprendizaje de los alumnos.

Enseguida es sustancial generar una cita con el padre y la madre de familia para exponer las observaciones realizadas en un período de tiempo, mismas que se anotan en la ficha descriptiva del alumno en donde se darán a conocer las fortalezas y áreas de oportunidad a trabajar; así como solicitar los portafolios académicos de preescolar o de los grados escolares anteriores a las instituciones educativas por medio de equipos de USAER, y solicitar cartas de recomendaciones de expertos si los alumnos con necesidades educativas ya han sido evaluados y atendidos, en forma de seguimiento.

Por último, por parte de la institución se le debe entregar una petición al padre y la madre de familia para que el alumno sea valorado por personal experto en tratar alumnos con NEE entre ellos, psicólogos, paidosiquiatras, neurólogos, principalmente de las instituciones de seguridad social, médicos particulares, instituciones gubernamentales como Ciden, Centro Integral de Salud Mental, de instituciones especializadas como el Centro Pedagógico y Colegio EDIA etc., para iniciar un expediente del mismo.

Con todo esto se debe realizar por escrito firmado acuerdos y compromisos y se generan los ajustes razonables en la planeación académica, así como la ficha descriptiva e informe académico del alumno NEE para dar el seguimiento.

El trabajo cotidiano en el aula con un niño que necesita educación especial tal vez no sea fácil, pero tampoco es imposible, la diferencia radica en que tanto como docentes estamos comprometidos con la educación y aprendizaje del alumno, contar con el conocimiento en caso de que se requiera dar atención educativa especial y la actitud con la que se toma; en fin todas las respuestas a dudas e interrogantes respecto a las necesidades educativas especiales se pueden responder investigando, manteniéndose informados, actualizándose constantemente, con preparación profesional basados en cursos, talleres, diplomados impartidos por instituciones gubernamentales y particulares con los especialistas en paidosiquiatría, psicología, neurología que apoyan a los docentes con el conocimiento y manejo de las necesidades educativas, acuerdos internos escolares mejor conocido como colegiado académico, la presencia de expertos (psicólogos, psiquiatras, maestras de educación especial) ajenos a los docentes escolares.

El papel del docente y de los otros actores que median en la práctica es primeramente el de intervención, es decir, el de realizar todo un trabajo organizado académicamente siguiendo una serie de pasos específicos que permite con su trabajo detectar las necesidades más visibles en los alumnos. Por su parte los especialistas confirman un diagnóstico para con ello iniciar un trabajo colaborativo entre los docentes, médicos, padres y madres de familia para el logro de los objetivos y la inclusión educativa de los alumnos que presentan necesidades educativas realizando una evaluación para poder dar seguimiento al progreso del alumno.

Principales cambios observados

Ante este contexto, se logran prácticas educativas exitosas que permiten llevar un proceso con buenos resultados como el logro del trabajo colegiado entre docente (institución educativa), alumno, padre y madre de familia y expertos (terapeutas, psicólogos, psiquiatras, paidosiquiatra, etc.), que permite organizar la información, así como detectar las fortalezas y las áreas de oportunidad de los avances de los alumnos.

Y el factor sustancial del compromiso docente primeramente para prepararse profesionalmente de manera particular, buscando el apoyo de instituciones gubernamentales y particulares para conocer más de cerca la diversidad y las diferencias entre los alumnos regulares y los alumnos con necesidades educativas especiales, así como lograr la sensibilización en la comunidad educativa y de investigar, buscar y sistematizar las estrategias de trabajo de cada uno de los alumnos con necesidades.

Señalar, definir y establecer los pasos anteriores para una organización exitosa de la práctica educativa permiten que los docentes estén preparados profesionalmente para trabajar no solo con un grupo homogéneo, sino que al recibir alumnos con necesidades educativas se enfrentan a grandes retos que muy posiblemente un gran número de docentes no cuentan con la preparación profesional para poder desarrollar un trabajo con visión académica, terapéutica y de orientación.

La presente práctica no es un recetario que nos dice paso uno y luego dos, pero si muestra el camino que por sentido común se debe  realizar; sin embargo, sistematizar la práctica para tener un trabajo organizado de cada uno de los alumnos con los que trabaja es algo que cuesta trabajo llevar a cabo por los docentes.

Sin embargo, como resultado de la implementación de esta práctica permite identificar a los alumnos que presentan una necesidad educativa especial y que no han sido remitidos a la revisión más especializada, así como la orientación a los padres de familia para la solicitud de una evaluación diagnóstica integral.

Con la realización de esta práctica permite desarrollar un trabajo organizado y colaborativo entre los expertos, padres y madres de familia, y docentes de aula, de educación física e inglés para la implementación de un plan de intervención con los ajustes razonables, eficaces y necesarios que permitan mediar el proceso de enseñanza-aprendizaje de una forma eficaz contribuyendo al enriquecimiento social, personal y emocional de toda la comunidad educativa.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

En resumen, es importante recordar que cuando se toma la decisión de recibir a un alumno con necesidades educativas especiales o cuando este alumno llega sin un diagnóstico previo que nos comuniquen los padres de familia, se debe investigar y conocer la necesidad específica del aprendiente.

Recordar siempre que el derecho a la educación, a la atención y a la diversidad garantiza la igualdad de oportunidades y permiten que los alumnos se integren académicamente con el apoyo de un plan curricular organizado y personalizado, teniendo presente que el entorno educativo juega un papel muy importante en el desarrollo de los niños con necesidades educativas.

Es importante destacar que una de las principales tareas a desarrollar en primer momento será la de sensibilizar a la comunidad educativa para la inclusión de los alumnos NEE. Cabe subrayar la importancia de que para conocer al alumnado con NEE, es necesario comprender su estilo de aprendizaje, de esta manera se podrán adoptar las medidas necesarias y así, poder llevar a cabo una intervención específica en base sus necesidades educativas, con el plan curricular personalizado, el efectivo registro de evidencias que permitirán evaluar en todo momento las fortalezas y áreas de oportunidad que presenten los alumnos, por lo implica tener siempre el portafolio académico del alumno con las evidencias de trabajo realizado, registros, observaciones y firmas de acuerdos y compromisos por parte de los padres de familia y docentes.

 

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa