proyecto colaborativo itam-proed.

Introducción

El rezago en los aprendizajes es un serio y generalizado problema de nuestro sistema educativo, y como es el caso de la mayoría de los problemas educativos, se ha acentuado durante la presente pandemia. Somos Juan Carlos Córdova Moreno, Andrés Fernández Vargas y Ricardo Santos Guerrero, integrantes de la Clínica en Derecho y Política Pública del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). En la Clínica, de la mano con distintas organizaciones de la sociedad civil, instituciones y universidades, trabajamos en la construcción de recomendaciones de política pública que tengan un impacto positivo en la vida de las personas, así como en la garantía de sus derechos humanos.

 Esta publicación forma parte de un proyecto colaborativo entre PROED y la mencionada Clínica. Agradecemos la guía de Mercedes del Valle y Ana Zorrilla. Asimismo, agradecemos la indispensable asesoría de las personas especialistas que nos han orientado: Itzel Cabrero, Sonia del Valle Lavín, Anaid Reyes y Alejandro Ordóñez. Este texto revela la opinión de los autores y no debe interpretarse como un posicionamiento oficial o particular de institución alguna.

El objetivo de este artículo es reflexionar sobre el problema del rezago en los aprendizajes básicos en México y el impacto que ha tenido la pandemia provocada por el Covid-19 en este sentido, para así poder señalar algunas estrategias que ayuden a afrontar dicha problemática con soluciones prácticas

I.- ¿Qué es el rezago en los aprendizajes?

Antes de definir qué es el rezago en los aprendizajes básicos, es necesario distinguirlo del más conocido concepto de rezago educativo. En México, el concepto de rezago educativo es entendido como la condición en la que se encuentran las personas mayores de 15 años cuando no han concluido su enseñanza básica.[1] Es decir, la población que no tiene completa la escolaridad básica, a pesar de tener la edad correspondiente para haberla terminado.[2]

Por otro lado, el rezago en los aprendizajes se define como “la condición de los niños y adolescentes que, aun yendo a la escuela, no adquieren los aprendizajes esperados según su edad y año escolar”[3]. Es decir, se refiere a los estudiantes que no aprenden, pero que sí asisten a la escuela.

La diferencia principal entre los conceptos de rezago educativo y rezago en los aprendizajes es que el primero considera únicamente la permanencia en el sistema escolar hasta completar la educación básica, pero no toma en cuenta si en realidad hubo aprendizaje. Además, sólo proporciona información a partir del momento en el que los estudiantes ya tienen 15 años o más; por lo que no considera la problemática presente a lo largo de la educación primaria y secundaria. Por su parte, el rezago en los aprendizajes alude a una idea más cualitativa, es decir, se refiere a la calidad en los aprendizajes adquiridos por los estudiantes; en otras palabras, no se trata solamente de si completaron su educación, sino de cómo la completaron.

Para efectos de este texto, podemos definir al rezago en los aprendizajes básicos como la condición de estudiantes de nivel primaria que no hayan adquirido los conocimientos esperados según el grado que se encuentren cursando.

II.- Posibles causas y consecuencias del rezago en los aprendizajes básicos

El simple hecho de que el concepto de rezago en los aprendizajes aluda a alumnos que no están aprendiendo lo que deberían hace pensar que existe un problema de desigualdad entre ellos y quienes, por el contrario, sí están aprendiendo. El problema de la desigualdad en relación con el rezago en los aprendizajes presenta dos dimensiones: la escolar y la extraescolar. Como bien señalan Samana Vergara-Lope y Felipe J. Hevia en su texto Rezago en aprendizajes básicos: el elefante en la sala de la Reforma Educativa, los estudiantes “llegan a la escuela en condiciones muy desiguales, pero también pasan por una escuela muy desigual”[4].

En ese orden de ideas, algunas causas escolares relacionadas con el problema del rezago en los aprendizajes son:[5]

  • La asignación y administración de los recursos en las escuelas
  • La capacitación y las condiciones de trabajo de los docentes
  • Los salarios que peciben los docentes
  • Los planes de estudio
  • El modelo de docencia

Por otro lado, las causas extraescolares que se encuentran vinculadas al problema del rezago en los aprendizajes son las condiciones familiares de los estudiantes, tales como su nivel socioeconómico, su capital cultural, la presencia de violencia que pueda existir en el hogar, entre otras. También figuran sus condiciones comunitarias, los servicios y espacios públicos con los que cuentan -por ejemplo, bibliotecas-, y las demás condiciones generales en las que viven.[6]

Ahora bien, si los estudiantes asisten en condiciones desiguales a escuelas desiguales, “salen de la escuela con aprendizajes muy desiguales”[7]. Sin embargo, las consecuencias ulteriores son aún más preocupantes. El rezago en los aprendizajes provoca un efecto de bola de nieve; es decir, el atraso en la adquisición de ciertos conocimientos por un estudiante, impide que pueda adquirir más y nuevos conocimientos, provocando una situación de estancamiento en los aprendizajes. Del mismo modo, conduce a un descenso de la autoestima de los estudiantes, pues perciben que no tienen las capacidades ni los medios para realizar ciertas tareas. Y, por último, relacionado con los dos puntos anteriores, aumenta el riesgo de abandono por parte del alumnado.[8]

III.- El rezago en los aprendizajes básicos en la pandemia

El rezago en los aprendizajes es un problema global, y antes de la pandemia ya afectaba a 617 millones de niños, niñas y adolescentes en el mundo. En 2015 en México, de acuerdo con el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo de la UNESCO (TERCE), el 33.1% de los estudiantes de 3º de primaria tenían rezago en los aprendizajes de lectura y el 30.3% en matemáticas. De los estudiantes de 6º de primaria, 9.6% presentaban algún rezago en lectura y 23% en matemáticas.[9]

A pesar de que aún no tenemos datos sobre el impacto de la pandemia en estas cifras, al problema del rezago en los aprendizajes básicos se suma la pérdida de aprendizajes o learning loss[10]. Ésta se da al producirse una larga ausencia en las escuelas e impacta directamente en el rezago de aprendizajes. Se ha documentado ampliamente este fenómeno incluso en vacaciones de verano[11] y se ha estimado un incremento importante de esta pérdida entre niños que no asisten a la escuela por un más periodo prolongado de tiempo[12].

IV.- Estrategias y consejos prácticos para mitigar el rezago en los aprendizajes básicos.

Para mitigar el rezago en los aprendizajes básicos es importante establecer modelos educativos diferenciados y desarrollar estrategias para atender las distintas necesidades y niveles de rendimiento de los alumnos al interior del salón de clases.[13] A continuación, mencionaremos ejemplos concretos que desarrollan las anteriores líneas generales.

     A) Modelo de educación comunitaria del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE)

 Entre los objetivos del modelo de educación comunitaria del CONAFE se encuentra el de contribuir “a la mejora de la calidad de los aprendizajes de los niños, niñas y jóvenes de las localidades con mayor rezago, mediante recursos y prácticas educativas acordes a sus necesidades y características”[14]. Es decir, este modelo busca atender las distintas necesidades y niveles de cada uno de los alumnos.

El anterior objetivo lo logra a través de una serie de estrategias, dentro de las que se encuentra el aprendizaje basado en la colaboración. Éste consiste en “el diálogo bajo el principio de aprender a aprender con el que cada estudiante avanzará de nivel de conocimiento de acuerdo con sus capacidades individuales y colectivas”[15]. Otra de las estrategias que propone el modelo de educación comunitaria, se centra en favorecer “la interacción de los niños con el conocimiento, con los otros, con la figura educativa y con su entorno social y físico”[16].

Los principios del modelo de educación comunitaria destacan que la educación debe basarse en:[17]

  • El entorno directo y el saber popular como punto de partida.
  • La comprensión de la situación cotidiana para crear un proceso de concientización.
  • La creación y recreación del conocimiento.
  • La estimulación de la comprensión a través de desafíos.

Para saber más de esta estrategia visita: https://www.gob.mx/conafe/acciones-y-programas/educacion-comunitaria-del-conafe.

       B) Propuestas basadas en el Proyecto MIA (Medición Independiente de Aprendizajes)

 De igual forma podemos encontrar luz sobre las posibles estrategias en el Apunte de política N°14 de la Revista Faro Educativo de la Universidad Iberoamericana, a propósito del Proyecto MIA. Este apunte menciona que el regreso a clases puede convertirse en una oportunidad para abatir el rezago de aprendizajes si se implementan los siguientes tres pasos:[18]

  • Se centra en aprendizajes básicos -ciudadanía, lectura y aritmética básica- más que en aprendizajes esperados.
  • Se dota a docentes y escuelas de herramientas diagnósticas que les ayuden a identificar de manera simple y clara el rezago y la pérdida de aprendizajes básicos producidos por el confinamiento.
  • Se utilizan metodologías basadas en evidencia, cómo la estrategia de Enseñar en el Nivel Correcto (TaRL).

Para conocer más sobre esta estrategia visita: https://faroeducativo.ibero.mx/wp-content/uploads/2020/06/Apuntes-de-politica-14a.pdf.

       C) Propuestas de la Secretaría de Educación Pública y Cultura del Estado de Sinaloa

Las siguientes son algunas recomendaciones y prácticas docentes que, en palabras de Alejandro Ordóñez quien se desempeñó como Coordinador de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Educación Pública y Cultura del Estado de Sinaloa resultaron útiles para reducir la pérdida de aprendizajes y el riesgo de rezago durante la pandemia:

  • No sirve lo mismo para todos: las estrategias tienen que ser diferenciadas dependiendo de cada contexto y cada comunidad escolar
  • Los criterios e indicadores para la evaluación de los aprendizajes deben mantenerse en constante actualización
  • Se debe evitar que el alumnado pase al siguiente grado escolar sin contar con evidencia que demuestre el logro de los aprendizajes mínimos necesarios para cursarlo
  • Los directores y docentes requieren libertad y autonomía de gestión, pues son quienes mejor conocen el contexto social y escolar entorno a sus alumnos
  • Es crucial focalizar las estrategias para la atención por niveles educativos y de acuerdo con la naturaleza propia del ciclo escolar (apertura, continuidad y cierre)
  • Resulta urgente el regreso presencial y los modelos híbridos de asistencia, con estrategias de monitoreo de casos de Covid-19 y protocolos de intervención, para evitar que la escuela se vuelva un centro de contagio

Para conocer más sobre la autonomía de gestión en las escuelas de Sinaloa visita: https://educacion.nexos.com.mx/la-escuela-decide-la-autonomia-de-gestion-en-sinaloa/

[1] Martín del Campo, A. (2017). “El rezago educativo total y su atención en México”, Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (México), XLVII (2), http://www.redalyc.org/resumen. oa?id=27052400003

[2] Vergara-Lope Tristán, S. y Hevia de la Jara, F. (2018). “Rezago en aprendizajes básicos: el elefante en la sala de la Reforma Educativa”, La Reforma Educativa a revisión: apuntes y reflexiones para la elaboración de una agenda educativa 2018-2024 (México), p.47.

[3] Idem.

[4) Ibidem, p. 48.

[5] Cárdenas, E. y Coronado, M. (2017, enero 10), “Factores intra y extra escolares asociados al rezago educativo en comunidades vulnerables”, Revista de Educación Alteridad, 12, pp.79-92.

[6] Vergara-Lope Tristán, S. y Hevia de la Jara, F., op. cit., p. 48.

[7] Idem.

[8] Muñoz Izquierdo, C. (2009), ¿Cómo puede la educación contribuir a la movilidad social? Resultados de cuatro décadas de investigación sobre la calidad y los efectos socioeconómicos de la educación, México, Universidad Iberoamericana.

[9] Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) (2013), Evaluación de la Calidad de la Educación en América Latina. 30/11/21, de UNESCO, https://es.unesco.org/fieldoffice/santiago/llece/TERCE2013

[10] Hevia, F.J., et al., ¿Qué hacer para convertir el regreso a clases en una oportunidad para abatir el rezago de aprendizajes básicos?: Una propuesta en tres pasos, Faro Educativo, Apunte de política N°14. Ciudad de México: INIDE-UIA.

[11] Véase Kuhfeld, Megan, (2019), “Surprising New Evidence on Summer Learning Loss”, Phi Delta Kappan núm. 101, vol. 1, pp. 25–29, https://doi.org/10.1177/0031721719871560.

[12] Sabates, Ricardo y Emma Carter (2020), “Estimating Learning Loss by Looking at Time Away from School during Grade Transition in Ghana | The Education and Development Forum”, https://www.ukfiet.org/2020/estimating-learning-loss-by-looking-at-time-away-from-school-during-grade-transition-in-ghana/.

[13] Muñoz Izquierdo, op. cit., pp. 51-52

[14] Consejo Nacional de Fomento Educativo (2020), Educación Comunitaria del CONAFE. 10/09/21, https://www.gob.mx/conafe/acciones-y-programas/educacion-comunitaria-del-conafe.

[15] Idem.

[16] Idem.

[17] Alfonso Serafín, et al., (2019), Impacto de los principios de Paulo Freire en una experiencia educativa comunitaria. Conrado, 15(66), pp. 98-103, http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1990-86442019000100098&lng=es&tlng=es.

[18] Hevia, F.J., et al., ¿Qué hacer para convertir el regreso a clases en una oportunidad para abatir el rezago de aprendizajes básicos?: Una propuesta en tres pasos, Faro Educativo, Apunte de política N°14. Ciudad de México: INIDE-UIA.

 

 

 

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa