Mascotas en Casa

Tener una mascota en casa implica de antemano una gran responsabilidad y un compromiso a largo plazo. Una mascota es un ser vivo a quien se debe respeto y se convierte en un miembro más de la familia; sus cuidados deben estar bajo supervisión de un adulto. 

La psicóloga Ana Asensio (2015), comparte las ventajas que una mascota aporta en el desarrollo de un niño, ya que además de fines recreativos, hay beneficios físicos y psicológicos:

Físicos: 

  1. Al tener una responsabilidad activa, fomenta la actividad diaria, es decir, sacarlo a pasear, caminar, hacer ejercicio, etcétera. 
  2. Acariciar al animal produce un efecto relajante en las personas que reduce la frecuencia cardiaca y por lo tanto, reduce los niveles de estrés. 
  3. Según la página Healthline (2019), los bebés que interactúan con mascotas desde temprana edad previenen enfermedades respiratorias, ya que la exposición a los animales refuerza su sistema inmune y los protege contra infecciones o alergias. 

 Psicológicos: 

  1. A cualquier edad, las mascotas generan un sentimiento de acompañamiento y seguridad; y a los niños les ayuda a superar miedos e inseguridades, al mejorar su estado de ánimo.
  2. Ayuda a combatir la ansiedad ante la separación, ya que si en algún momento los niños tienen que quedarse en casa, los animales ayudan haciendo compañía. 
  3. En una encuesta hecha por el Huffington Post, se descubrió que las personas con animales de compañía tienen una vida social más activa y se sienten más “plenos” en el ámbito emocional, por lo que podemos concluir que tienen un gran impacto en la autoestima. 
  4. Los valores que adquieren los niños tras la responsabilidad de una mascota son abundantes, tales como la compasión, la fidelidad, el respeto, el amor… Todos estos son complementados por una crianza asertiva por parte de los familiares o tutores. 
  5. Los animales son unos de los mejores apoyos emocionales que existen, y acorde a un estudio realizado por la psicóloga Asensio, encontró que los niños con TDAH, al leer libros a animales reales mostraban cambios significativos en su comportamiento mejorando la cooperación y el intercambio de ideas. 
  6. Los vínculos positivos con los animales de compañía sientan las bases para que los niños puedan ser capaces de generar vínculos afectivos sanos con los demás, así como mejorar su comunicación no verbal y sus habilidades de socialización.

Una mascota siempre traerá felicidad y amor a los hogares, no juzgan, ni tienen estereotipos, esto y muchas cosas más hacen que la relación entre el  dueño y su mascota sea única; lo cual fomenta un beneficio integral a los niños y bajo un entorno más feliz. 

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa