Impacto de las clases remotas en el aprendizaje de los niños.

Ir a la escuela le brinda una infinidad de ventajas a los estudiantes, como por ejemplo el aumentar sus habilidades sociales, la conciencia social, el aprendizaje colaborativo, entre muchas otras. Sabiendo esto, ¿Qué tanto se ha visto impactado el aprendizaje y crecimiento de los niños debido a las clases remotas de estos últimos 2 años?

Hoy en día, la escuela a distancia se convirtió en una herramienta muy valiosa para seguir fomentando la educación a pesar de la pandemia, sin embargo, los efectos de este nuevo tipo de enseñanza han dejado una consecuencia grave en los estudiantes, comúnmente conocida como “el aprendizaje inconcluso”. 

Como su nombre lo menciona, el aprendizaje inconcluso se refiere a aquellos estudiantes que no tuvieron la oportunidad de adquirir todos los conocimientos que se tuvieron que haber obtenido de manera típica o normal, es decir, no salen lo suficientemente bien preparados para el siguiente año escolar (esto no significa necesariamente que desertaron). Pero el problema no solo es ese, pues al no dominar los temas vistos en clase, genera un “efecto dominó”, lo cual los lleva a la frustración y en algunos casos a la deserción definitiva de la institución; y en caso de que sí terminaran sus estudios, corren el riesgo de concluir la escuela sin las habilidades, los comportamientos y la mentalidad para obtener éxito en la vida extracurricular.

Según datos del INEGI (2021), el 58.3% de los padres y madres de familia opinan que no se aprende o se aprende menos que de manera presencial.

Sin embargo, el daño va más allá de lo curricular, desde simples acciones como salir a jugar en el recreo con sus amigos,  realizar actividades de ocio al aire libre, y reducir su convivencia exclusivamente al núcleo familiar puede afectar al niño de manera psicológica, por ejemplo, desarrollando temor a la frustración, aburrimiento excesivo, hiperactividad, o inclusive depresión. 

Dicho lo anterior, ¿Cómo podemos fomentar el aprendizaje integral de los niños?

Como padre/madre de familia:

  1. Antes que nada, fomentamos ampliamente en la medida de lo posible el regreso paulatino a las aulas. 
  2. Dirigir y supervisar el comportamiento y desempeño del niño. 
  3. Tener una comunicación abierta y no sobrecargarlo de trabajos.
  4. Dejar tiempo para el ocio.
  5. Llevar a cabo actividades que fomenten sus habilidades sociales, por ejemplo, jugar juegos de mesa, rompecabezas, plastilina, etc. Este tipo de actividades generan un crecimiento cognitivo en el niño y hace que la rutina no se vuelva monótona. 
  6. Asegurar que se cumpla un horario establecido de estudio, un tiempo de juego, y un tiempo dedicado a ayudar en los deberes del hogar. 

Como profesorado:

  1. Adaptar las clases y materiales de aprendizaje para todos los alumnos, es decir, para aquellos estudiantes que no posean internet o dispositivos electrónicos con los que trabajar. 
  2. Mantener un contacto directo con los padres y madres de familia para asegurar la continuidad del plan de estudios y el entendimiento de los niños. 
  3. Implementar evaluaciones de manera continua para ver el desempeño de los estudiantes, es decir, tareas, material didáctico, ejercicios, etc. (no exclusivamente exámenes). 
  4. Ofrecer soluciones flexibles con los padres de familia ante situaciones extraordinarias.

En conclusión, la situación que hemos vivido a causa del Covid-19 ha sido difícil para todos, en especial para los niños, que se les ha puesto una barrera ante su crecimiento personal. Poco a poco vamos regresando a la normalidad, pero la escuela, los profesores y las familias os padres juegan un papel muy importante para que los estudiantes retomen su enseñanza y no vean truncado su desarrollo.

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa