Hacer ciudadanía

A veces creemos que la participación política o ciudadana solo le toca a los funcionarios públicos, y que las personas comunes solo nos involucramos cuando es momento de elecciones. Pero no es así, la ciudadanía se construye todos los días, desde la cotidianidad de nuestras vidas y de nuestras comunidades.

  1. La ciudadanía: crear ciudadanía es mucho más común y alcanzable de lo que pensamos, pero también es difícil. El primer paso es comprender que vivimos en una comunidad, ya sea familiar, escolar, de vecinos, o profesional. Nuestras vidas se llevan a cabo junto a otros humanos, y debemos seguir algunas pautas para que la interacción y la convivencia sean amenas y provechosas para todos. Hacer ciudadanía comienza en acciones simples como respetar los semáforos, llegar a tiempo a las juntas, bajar el volumen de la fiesta cuando un vecino nos lo pide o contribuir con la parte de las tareas en casa que nos tocan.
  2. Construir comunidades: una de las bases de la participación política es la construcción de comunidades. En los sistemas democráticos las decisiones las toman las mayorías, y la única manera en la que se organizan a las mayorías es a través de comunidades. Sin embargo, es difícil crear comunidades si no se respetan, se siguen y se promueven los preceptos de ciudadanía de los que hablamos en el punto uno.
  3. La participación política: como decíamos, la participación política de los ciudadanos no se limita a votar en las elecciones. Todos los días las personas comunes y corrientes pueden hacer peticiones para mejorar la vida de todos, como promover la implementación de ciclopistas y el uso de bicicletas para reducir el tráfico y la contaminación; como pedir mejores condiciones fiscales para promover el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, y demás. Sin embargo, la promoción de este tipo de iniciativas depende de la capacidad de organización e impacto que tiene el grupo que las hace. Es por eso que es tan importante la construcción de comunidades.
  4. Hablar de los temas públicos: existe el dicho de que no se habla de política en la mesa, porque genera controversia. Sin embargo, podemos tocar en nuestras comunidades temas más sencillos, como la necesidad de pavimentación en una calle, el aumento de seguridad en un parque o la necesidad de limpieza en las banquetas por parte de los dueños de mascotas. Tocar este tipo de temas es ya hablar de política, porque son asuntos públicos que nos conciernen a todos y a través de los cuales esperamos mejorar la calidad de vida de toda la comunidad. El problema no es hablar de política en la mesa, sino enojarnos cuando alguien tiene una opinión distinta a la nuestra.

Una de las líneas de acción en Proed es Participación y Ciudadanía, a través de la cual buscamos:

  • Desarrollar la capacidad de gestión y liderazgo en directivos y comités escolares.
  • Promover la participación de familias, alumnos y maestros en la mejora escolar.
  • Construcción de ciudadanía en la comunidad escolar.

En 2019 impactamos la vida de más de 10,000 alumnos a través de asesoramiento de proyectos de mejora escolar, formación y acompañamiento al liderazgo para trazar y alcanzar metas educativas, impulso a la gestión escolar a través de Consejos Escolares de Participación Social y el programa Nuestra Escuela Pregunta Su Opinión.

Para continuar con nuestra misión necesitamos tu ayuda, por favor considera hacer una donación para seguir impulsando la participación y la ciudadanía en las escuelas de México.

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa