comunidad de aprendizaje en los cte de primaria.

En este documento el maestro Jair Iván Barrientos Pech, Supervisor Escolar de la zona 043 de nivel primaria en Las Choapas, Estado de Veracruz nos comparte la importancia de poner en práctica comunidades de aprendizaje en los Consejos Técnicos Escolares con el objetivo de realizar una evaluación objetiva de lectoescritura en alumnos de primero y segundo grado, así como realizar una detección de problemas de lectoescritura en los alumnos de tercero a sexto grado, y llevar a cabo una evaluación objetiva de aprendizajes básicos de matemáticas en los alumnos de tercero, cuarto y quinto grado. Se trata de una buena práctica en la categoría de educación sociemocional, como parte del ejercicio de sistematización de buenas prácticas de docentes en pandemia, encabezado por Grupo Loga, el Faro Educativo de la IBERO, Proeducación, Pauta y Renaced, y cobijado también por la Red de Mujeres Unidas por la Educación.

Jair Iván Barrientos Pech
Supervisor Escolar 043
Las Choapas, Veracruz

Ubiquemos la Buena Práctica
Categoría: Educación Socioemocional
Nivel y modalidad educativa: Primaria Federal
Turno: Discontinuo

Fines perseguidos

La realización de los Consejos Técnicos Escolares (CTE) es una pieza fundamental para la enseñanza y el aprendizaje de los propios docentes, en esta reunión existe la oportunidad de expresar las diferentes ideas que tiene cada maestro; su forma de trabajar, sus estudios, manera de enseñar y de aprender, las estrategias que utiliza, las técnicas, los instrumentos de evaluación y de recolección de datos que posteriormente se pueden ocupar mejorar la práctica educativa.

Los retos específicos para el regreso de Consejos Técnicos Escolares presenciales fue precisamente trabajar en época de Pandemia, ya que fue la principal causa de obligar a no reunirnos de forma presencial y como consiguiente no poder organizarse, con ello se derivan diversos motivos por los cuales los docentes deciden no presentarse a un CTE de manera presencial, algunos mencionaban que estaban pasando por situaciones críticas, otros por miedo, pocos por pereza, y así se podrían ir mencionando diferentes causas y motivos por los cuales no querían presentarse de manera de presencial, todos y cada uno llegaba al mismo fin.

El objetivo general que se ha planteado en los CTE es la evaluación de los estudiantes de nivel primaria. Para estar en contexto, desde que inició la pandemia las autoridades de todos los niveles han propuesto maneras de evaluar muy distantes de la realidad, la primera disyuntiva de todos los maestros es que no los niños no podían ser evaluados de manera objetiva, por tanto, no se lograba conocer al ciento por ciento los conocimientos adquiridos o alcanzados durante las clases virtuales, y algunos de los motivos pueden ser ejemplificados de acuerdo con lo expresado en los CTE con los docentes y directivos; comenzamos con una amplia gama de factores que interviene para no lograr una buena evaluación, o al menos una que nos ayude a conocer el nivel de aprendizaje de los estudiantes de acuerdo a los aprendizajes esperados que marca el plan y programas 2017 que está pronto a ser sustituido.

Durante la pandemia, todos o la mayoría de los maestros buscó la forma de enseñar a sus estudiantes, o al menos tratar de enseñarles, pero algunos recayeron en los solamente enviar actividades vía correo electrónico, o por aplicaciones de mensajería instantánea; como el WhatsApp o Messenger, éstas son una de las más reconocidas incluso por el menos conocedor de las herramientas tecnológicas, debido a que son útiles para comunicarse, lo inicialmente mencionado, es decir, recaer en el solo envío de actividades, traía como consecuencia que los padres de familia realizaran las actividades por sus hijos, si bien los maestros saben que dicha acción afecta inimaginablemente el desarrollo de conocimiento del niño, o como muchos docentes lo llaman, su proceso de construcción de conocimiento,
posteriormente se entraba al asunto evaluativo que daba como resultado o totales calificaciones numéricas demasiado elevadas, porque como ya se mencionó anteriormente la tarea la hacían los padres de familia.

A todo lo mencionado en el párrafo anterior le podemos sumar más y más factores, como la pereza del maestro de trabajar, aunque no se le asigna la culpa completamente al docente, claro está, pero no nos podemos engañar diciendo que el cien por ciento de los docentes trabajó correctamente, puesto a que nadie estaba preparado para una pandemia mundial, para trabajar con herramientas tecnológicas de enseñanza; plataformas, wikis, videos tutoriales, la nube, entre otros, como dicen por ahí “por uno pagamos todos”, y hay razón en la frase a pesar de todo, de nueva cuenta intervienen las autoridades, éstas mencionan que como el estudiante se encuentra tomando clases a distancia la forma de evaluar debe ser muy flexible, mejor dicho exageradamente flexible, para entender un poco simplemente no se podía llevar a cabo el proceso de no acreditación, esto quería decir que todos los niños de educación primaria debían pasar al siguiente grado sin importar los aprendizajes alcanzados, y no solo eso, podían cursar el grado siguiente sin considerarse incluso haber contestado un mensaje del docente o conectarse a una clase virtual, precisamente esta última parte da pie a que el maestro se desilusione completamente del sistema educativo mexicano, y sobre todo del sistema de evaluación que es el tema medular.

Puntos clave de la práctica

La evaluación en tiempos de pandemia es uno de los aspectos más complicados de cumplir, sobre todo cuando los docentes frente a grupo están “atados de manos” para realizar un proceso evaluativo objetivo, la primera barrera y la más grande son las autoridades primeras, es decir, la Secretaría de Educación Pública, desde ahí se puede partir para no alcanzar una evaluación como se debe al menos desde el ciclo escolar actual, debido a que no todos empezaron a trabajar de manera presencial al mismo tiempo, por tanto, no todos los niños pueden ser evaluados de la misma manera, como bien se sabe por medio de los medios de comunicación informativos; los padres de familia no están obligados a llevar a sus hijos a clases presenciales, pero el docente si está obligado a atenderlos, está obligado a asignarle actividades y también a evaluarlo de acuerdo a su ritmo de trabajo, haciendo una comparación con este tipo de actividad antes de la pandemia, se puede deducir que el maestro no evalúa a sus niños de acuerdo al ritmo de aprendizaje, sino que lo hace conforme a los niveles, objetivos y metan que se plantean desde un inicio, siendo éstos conocidos por los mismos estudiantes, los padres de familia y por obvias razones los mismos docentes, entonces ¿podrá el docente frente a grupo lograr una buena evaluación con sus alumnos?, la respuesta es un no.

Para realizar la buena práctica evaluativa junto con los docentes, y también mencionando que es una actividad que se propone para cada ciclo escolar, primero el equipo de CTE se percató de las dificultades de lectoescritura que poseen los niños a causa de la pandemia:

1.- Se realizó una evaluación a aproximadamente 350 niños de primero y segundo grado con la finalidad de detectar su nivel de lectura y escritura.
2. Posteriormente se realizó un análisis de los niveles de lectura y escritura de los estudiantes junto con sus calificaciones del primer trimestre, sobre todo tomando en cuenta la asignatura de lengua materna, anteriormente conocida como español.
3. Después de realizar un análisis intensivo de las calificaciones y niveles de lectura y escritura, se selecciona una muestra por grupo de 5 a 7 estudiantes cumpliendo con la característica de ser unos de los más destacados de cada grupo, tener las mejores calificaciones y referencias por parte de su docente.
4. Luego al tener las muestras seleccionadas, es decir, los niños quienes específicamente serán evaluados, se pasarán nuevamente a sus aulas y se aplica una evaluación más rigurosa para detectar el nivel más preciso, y partir de ahí para el diseño de estrategias y tiempos cuidadosamente observados para llevarlos a su aplicación, de esta forma ayudar a los niños más rezagados.
5. Los resultados son analizados exhaustivamente por el cuerpo del Consejo Técnico Escolar para atender las prioridades en cuanto a lectura y escritura, se concentran resultados en tablas y se realizan gráficas para explicarle sus avances a los maestros involucrados en la evaluación.
6. Un aspecto a considerar sumamente importante para el consejo técnico, es la buena práctica de mantener una comunicación asertiva con el padre de familia, esto para indicarle los avances de sus hijos, aquí nos situamos específicamente en segundo grado, en donde de acuerdo a las evaluaciones y la detección de los niveles, y después de aplicar las estrategias, si con ayuda de todo eso el estudiante aún tiene dificultades de desarrollar la habilidad de lectura y escritura, entonces encontramos la participación conjunta del directivo junto con el docente para entablar una conversación con el padre o la madre de familia para explicarle la situación y proceder a una revocación de grado, lo cual significa que el tutor del niño debe solicitar mediante un escrito que su hijo o hija se quede en el grado actual (segundo grado) para alcanzar los aprendizajes y desarrollar las habilidades, de no hacerlo, en el grado siguiente tendrá dificultades ya que deben llegar con las habilidades desarrolladas casi completamente, o en un gran porcentaje para dedicarse a contenidos diversos que marca el plan.

Se debe tomar en consideración que el padre de familia en muchas ocasiones no quiere ser abordado, debido a que conocer completamente el sistema educativo de nuestro país y sabe perfectamente que un niño en los primer o segundo grado de educación primaria no puede ser no acreditado (reprobado), para quedarse en el mismo grado, esto conlleva a una serie de conflictos con padres de familia con perspectivas que no son de agrado para el docente,
pero eso es otro tema distinto.

Los recursos necesarios para la buena práctica son un equipo de docentes capacitados y preparados mentalmente para realizar el arduo trabajo, como bien se sabe no es una actividad por la cual aumenten el salario, o paguen una bonificación, pero al tratarse de un proceso que logra la mejora de los estudiantes entonces si lo toman en cuenta. Un tema el cual no es le evaluación en sí, pero del que se necesita saber, es la actualización del maestro, porque aquí entra su profesionalismo, al haber tomado un posgrado, entonces quiere decir que además de querer aumentar o subir a una categoría distinta, representa que tiene interés por el aprendizaje de los estudiantes, lo cual es un aspecto positivo, no todos los estados de nuestro país apoyan a los docentes que realizan estudios superiores, lo cual se ven en la necesidad de abandonar para poder subsistir en nuestra realidad. Otro recurso es el material actualizado, conlleva a casi lo mismo que un maestro este actualizado, pero los materiales también poseen una parte fundamental que debe ser tomada en cuenta desde el inicio para el desarrollo del proceso anteriormente descrito, también es necesario el tiempo, los insumos y recursos tecnológicos.

El papel esencial se lo lleva el docente y los evaluadores porque deben mantener una comunicación de confianza para que el proceso sea finalizado exitosamente, se quiere decir que, de mentir el maestro, entonces no se alcanzarían el objetivo general, ni los específicos, se requiere que el docente forme parte fundamental del proceso y que responda lo más acertadamente a todos los cuestionamientos que el evaluador podría hacer; desde el comportamiento del niño, su manera de evaluar, y forma de dar la clase, su metodología, el proceso de enseñanza y aprendizaje, la construcción del conocimiento, y el lazo comunicativo con los niños y los padres de familia. Existieron maestros durante todo el proceso que no dijeron la verdad en las evaluaciones, debido a que tuvieron el temor de ser criticados por los pocos o muchos aprendizajes alcanzados, por el avance de los niños, entre otros factores, esto afecta notablemente la objetividad de las actividades, y se pueden reflejar al final.

La actividad más exitosa es el diseño correcto de la estrategia específicamente para el grupo para el cual se está elaborando, es decir, la estrategia diseñada para el grupo de 2 “A” no puede ser usada para el 2 “D”, porque son totalmente diferentes, esa es la parte más novedosa y gratificante para los docentes, puedo mencionar no muy significativamente, que muchos docentes son “celosos” con su trabajo, les gusta que los demás sepan poco o nada de las estrategias exitosas, y el hecho de tener la oportunidad de diseñar una estrategia única acompañada de procesos evaluativos específicos impacta positivamente en su labor diaria.

Las buenas prácticas son muy frecuentes en la labor docente, simplemente algo que funciona es aplicado una y otra vez hasta que se convierte en una práctica casi perfecta o excelente, se tiene o debe ir adaptando a las necesidades por las cuales está siendo aplicada, y eso es lo interesante de la evaluación que se logra en los estudiantes. Refiriéndose a los supervisores y directores de las escuelas primarias, se asegura que la detección y apoyo a los niños en lectoescritura es esencial para tener un buen desarrollo en los demás contenidos, se escuchan en muchas ocasiones frases de las autoridades educativas como “no se puede reprobar en primero y segundo así que no hay nada que hacer”, “aunque no venga el niño lo tengo que pasar de grado”, “para qué me voy a matar si no me harán un monumento”, frases
demasiado típicas, pero a la vez demasiado reales, las cuales obstaculizan el proceso de una buena práctica para el mejoramiento de los estudiantes. Una perspectiva personal, y a manera de opinión también, en las escuelas durante del CTE, se toma el acuerdo para convertir en costumbre que niño o niña que no aprende a leer y escribir en primero o máximo segundo grado, entonces no puede ser acreditado para cursar tercero en el próximo ciclo, debido a que solo se ocasionaría un conflicto de aprendizaje en el estudiante, ciertamente se puede decir que el niño va a aprender a leer y escribir en dicho grado, pero y ¿los demás contenidos?, para cuando aquel estudiante logre desarrollar la habilidad de lectura y escritura, ya se habrá perdido y rezagado de la mayoría de los contenidos que causa de carecer la habilidad no pudo aprender o construir, como consiguiente tiene una serie de dificultades de aprendizaje, y si a eso se le añade que el docente imparte clases a un grupo de 20 a 30 estudiantes que deberían estar con aprendizajes similares, entonces no podrá ser auxiliado, el objetivo es identificarlo y brindarle todo el apoyo posible para que poco a poco alcance su
aprendizaje, está más que entendido que todos los estudiantes aprenden a diferente ritmo, pero no es impedimento para lograr habilidades esenciales permanentes.

Principales cambios observados

Antes de la pandemia ya se había logrado un cambio significativo en los estudiantes, no se tenía ningún solo niño de tercero a sexto sin las habilidades de lectura y escritura, es decir, todos los niños y niñas sabían leer y escribir, y algunos alcanzaban la buena comprensión, lo cual se va desarrollando en durante el transcurso de los ciclos escolares, en las escuelas de la zona eran reconocidas por frase como “si no sabes no te pasan de grado” y entonces procedían a irse a otra escuela donde si los promovieran, pero padres de familia consientes entendían desde un principio el buen funcionamiento de las formas de evaluar, detección y promoción de grado, es un mayor porcentaje de padres de familia preocupados porque sus hijos alcancen un buen aprendizaje que los que no. La cultura de tener dichas habilidades imperaba en las instituciones educativas, pero por la pandemia mundial se vino abajo el trabajo de tres ciclos escolares consecutivos, luego las autoridades deciden cambian y actualizar los planes y programas de estudio, lo cual no representa problema alguno, pero lo que sí, es modificar el proceso evaluativo para que el niño o niña promueva el grado sin importar los aprendizajes alcanzados, lo cual se retomó como una situación inaceptable para la educación mexicana, pero todo eso no ha detenido a los CTE, y gracias a ello se está buscando la manera de volver a implementar la buena práctica con resultados satisfactorios que anteriormente se tenía para lograrlos nuevamente, poco a poco se irán obteniendo mejores resultados para regresar esa cultura y buena costumbre de que los padres de familia se preocuparan por el aprendizaje de sus hijos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Existen diversas recomendaciones que se deben tomar en cuenta para que la práctica funcione:

Primeramente se deben tener los objetivos claros, se comenzó con una detección de estudiantes y posteriormente se seleccionó una muestra, se debe tener un proyecto trazado por una o dos personas antes de presentarlo a miembros de un colectivo, en este caso de un Consejo Técnico Escolar, debido a que pueden haber demasiadas variantes lo que puede ocasionar a perder horas y horas de trabajo, es por esto que el proyecto ya se debe llevar hecho para que en el CTE se vaya modificando, se designes fechas, horarios y modalidades de aplicación o de proceso para llevar a cabo. Posteriormente se necesita que todos los miembros del CTE tengan buena disposición, ya que el trabajo a realizar implica el uso del tiempo libre en varias ocasiones, y al no ser pagado como horas extras ocasiona una indisposición por parte de los miembros, lo cual no puede suceder, de ser así, no se aplicaría correctamente toda la evaluación.

Como en la mayoría de las empresas solo uno está a cargo, solo una persona puede liderar el trabajo, pero eso no significa que es quien deba hacer todo o no deba hacer nada, se trabaja de manera colaborativa y con el paso del tiempo, ya que ese tipo de modalidad de trabajo se demuestra, no solo se menciona, y el ejemplo lo pone quien diseñó la propuesta, seguido de los más allegados o disponibles para el trabajo, normalmente al jerarquías en el CTE, como en la mayoría de los grupos científicos de investigación, sin embargo, nuevamente se dice que no todo recae únicamente en la cabeza, si no que todos aceptan sus responsabilidades para que todo puede marchar correctamente.

Otra recomendación importante es tener absolutamente todo por escrito y que cada miembro lo tenga igual, para que sea tomado en serio y con profesionalismo, se necesita que todo los acuerdos sean anotados, todas las modificaciones de la propuesta sean realizadas sin excepciones, y programar las actividades con un buen tiempo para notificar a quienes formarán parte esencial del proceso; los docentes y estudiantes.

Material multimedia de soporteEvidencia fotográfica (Carpeta Drive)
https://drive.google.com/drive/folders/1M6KaeNXMv09uPmlIU3FS5B2AYNyYvViy?usp=shar

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Proed en Casa